Centro América tiene suelos arcillosos que cambian su volumen por variaciones de humedad y temperatura, esto los hace inestables y deficientes para construir caminos y accesos a viviendas. Por esto, se recomienda la estabilización química del suelo con cal, para evitar su deterioro y asegurar un suelo completamente trabajable.

Un suelo arcilloso promedio puede requerir aproximadamente 1 saco de 25kg de Horcalsa, cal cálcica de alta pureza, por metro cúbico de suelo estabilizado. Esto dependerá de cuán arcilloso sea el suelo, por lo que es necesario realizar pruebas de laboratorio al suelo, para lograr una dosificación adecuada.

En Guatemala, se han desarrollado proyectos carreteros, de urbanización e infraestructura utilizando exitósamente la estabilización de suelos arcillosos con cal.

Al estabilizar, se debe tomar en cuenta que:

  • Todos los suelos arcillosos, que pasan arriba del 25% tamiz 200 y con índice de plasticidad mayor que 10 o con más de 7% de arcilla, se modifican y estabilizan mediante un proceso químico eficiente con cal. Se debe utilizar la cantidad apropiada y de una calidad que cumpla con la norma ASTM C-977 (Norma de cal para estabilización de suelos) y ASTM C-25 (ensayos de laboratorio para cal).
  • Para cualquier trabajo de estabilización se deben llevar a cabo pruebas de laboratorio, con el fin de determinar la cantidad adecuada de cal para cada suelo.
  • Los porcentajes de cal utilizados comúnmente en la práctica oscilan entre un 2 a un 8% del peso del material.
  • Se debe utilizar cal viva o cal hidratada con alto contenido de calcio. Si se utiliza cal viva, se debe asegurar una suficiente cantidad de agua para que la misma se hidrate adecuadamente, guardando estrictas medidas de seguridad para evitar quemaduras durante la reacción exotérmica de hidratación.
  • Para que la estabilización se lleve a cabo, el sistema suelo-cal-agua debe alcanzar un pH mínimo de 11 llegando idealmente a 12.4, ya que de lo contrario sólo se hace una modificación al suelo.
  • Durante una estabilización con cal se llevan a cabo reacciones puzolánicas, por lo que se forman materiales cementantes.
  • Para dosificar la cantidad adecuada de cal, se puede recurrir a métodos mecánicos y químicos.
  • En el proceso constructivo se debe prestar especial atención a la pulverización, mezcla y curado del suelo estabilizado, para asegurar el íntimo contacto entre la arcilla y la cal en el medio acuoso requerido.
  • Dado que durante el proceso constructivo se llevan a cabo reacciones químicas, se pueden utilizar pruebas rápidas para verificar el incremento de pH, además de las pruebas normales de laboratorio que se efectúan comúnmente a los suelos.