En la antigüedad el uso más frecuente que se le daba a la cal era como aglomerante en la construcción, ya que al mezclarla con agua y arena se obtiene una especie de mortero el cual puede ser utilizado para pegar ladrillos, piedras ó aplanar paredes y techos.

Por ello, si estas pensando hacer algunas mejoras a tu casa puedes preparar esta mezcla de cal con agua y arena y como dicen comúnmente ‘‘Poner las manos a la obra’’. Toma en cuenta que la cal adquiere mucha dureza al secarse por lo que es una excelente material y muy resistente.

¡Espero que puedas realizar estas y muchas otras reparaciones en tu hogar. Recuerda que cualquier duda puedes hacérmela saber y con mucho gusto  la resolveré!