Material:

  • 1 o 2 tazas de agua
  • Papel usado (debes estar cortado en cuadritos de no más de 2×2cm)
  • Licuadora
  • Recipiente
  • Colador
  • Marco de madera
  • Malla de mosquitero o tul (debe de tener 5cm más de cada lado del marco de madera)
  • Pegamento blanco
  • Plancha o libros pesados para aplanar el papel
  • Dos retazos de tela de algodón (deben de ser más grandes que la malla)

Instrucciones

Coloca los cuadritos de papel en el recipiente con agua, toma en cuenta que por cada 4 tazas de papel debes colocar 4 tazas de agua. Debes dejar remojar por 2 horas, hasta que se convierta en pasta.

Cambia el agua con un colador para que el recipiente se desprenda y el color del papel reciclado sea parejo.

Mezcla el papel con agua y 1 cucharadita de pegamento blanco por cada taza de pasta que coloques en la licuadora. Repite el procedimiento hasta que sea una pasta suave y homogénea. Dependiendo que tan grueso quieras el papel puedes agregar más agua, toma en cuenta que entre más agua agregues, más fino será el papel. Puedes agregar  colorante natural a la pasta para que el papel tenga un acabado original.

Fija la malla al marco de madera, no olvides que debe quedar muy segura y bien estirada. Coloca la pasta sobre la malla dejando que el agua escurra hacia la recipiente, ya que haya drenado el agua voltéalo con cuidado sobre uno de los retazos de tela de algodón y coloca el otro retazo encima. Coloca libros pesados o utiliza una plancha sobre el papel para que se alise y déjalo secar por al menos 12 horas.

Anuncios